Porqué deberías mejorar el tono muscular de tu suelo pélvico

Según estudios realizados, una gran parte de las mujeres de mediana edad (entre 20 – 50 años), experimenta o ha experimentado alguna vez pérdidas de orina al realizar un esfuerzo físico o con la simple acción de estornudar o reír.

 

Síntomas que pueden indicar debilidad del suelo pélvico

  • Incontinencias de orina, gases y/o heces
  • Prolapsos de órganos pélvicos
  • Dolor pélvico
  • Estreñimiento
  • Dificultad para orinar
  • Impotencia y dolores o falta de sensibilidad en las relaciones sexuales.

 

¿Cuáles son sus causas?

En la mayoría de los casos, estos síntomas son provocados por la debilidad de los músculos que se encuentran en suelo pélvico.  En las mujeres, el embarazo y el parto son los principales causantes, mientras que en los hombres  suelen manifestarse como consecuencia de la edad, especialmente a partir de los 50 años.

Un estilo de vida sedentario así como un puesto de trabajo en el que tengamos que permanecer sentados durante prolongados periodos de tiempo constituyen también  factores de riesgo que propicien la aparición de la molesta incontinencia urinaria.

Gracias a la fisioterapia y algunos ejercicios específicos, podemos mejorar el tono y la fuerza de la musculatura pélvica, y en muchos casos resolver las pérdidas de orina  provocadas por una debilidad muscular de la zona, mejorando así nuestra calidad de vida.

 

¿Cuál es su tratamiento?

El primer paso es valorar de forma exhaustiva el comportamiento que puede tener la faja abdominal con la musculatura del suelo pélvico para ver si hay una buena gestión de las presiones internas del cuerpo mediante la correcta activación muscular de la faja abdominal con los músculos del suelo pélvico.

Detectar las causas que están provocando las disfunciones (actividades de alta intensidad, malas posturas, sobreesfuerzos, presiones constantes en el periné o el embarazo o post parto) nos auydará a determinar el tratamiento a seguir.

En función del diagnóstico, aplicamos el tratamiento en el que combinamos ejercicios del suelo pélvico con otras técnicas hipopresivas  que ayudan a mejorar la estabilidad lumbopélvica para que no recaigan compensaciones a nivel pélvico.

Los ejercicios de Kegel, ejercicios que se realizan contrayendo los músculos del periné tanto de la mujer como del hombre, también ayudan a fortalecer la zona pélvica. Lo podemos complementar con el biofeedback para ver cómo se realizan los ejercicios. Incluso potenciándolo con la electroestimulación en dicha musculatura. La diatermia también  puede ser de ayuda en casos de cicatrices, congestión pélvica, problemas en la sexualidad o dolor pélvico entre otros.

 

¿Para quién está indicado?

  • Las actividades de alta intensidad con sobreesfuerzos pueden generar incontinencia, hernias, prolapsos y dolores pélvicos.
  • Hombres con dolor pélvico, problemas de próstata, atrapamiento del pudendo.
  • Mujeres que deseen reincorporarse a una actividad después del parto.
  • Mujeres adultas que noten debilidad en los músculos del suelo pélvico al hacer cualquier actividad.

 

¡Infórmate en el 900 20 80 40!

Especialidad disponible en Ergodinámica clínica Barcelona
Ps. de la Bonanova, 88 (08017) Barcelona

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo