Tratamiento de lesiones mediante ondas de choque

La fisioterapia ha evolucionado de una manera exponencial en la última década permitiendo dar solución a problemas que hasta el momento generaban una pérdida de funcionalidad e incapacitaban para ciertas actividades de la vida diaria o de la práctica deportiva.

Una difícil lesión en los tejidos blandos como puede ser una tendinosis aquílea o una epicondilosis eran causa de abandono de la actividad física o de dolores crónicos que alteraban física y emocionalmente nuestro día a día.

 

¿Qué son las ondas de choque?

Las ondas de choque son, como su nombre indica, ondas acústicas de alta energía mediante las cuales podemos tratar lesiones tendinosas como las que mencionadas anteriormente, logrando una completa y satisfactoria recuperación mejorando nuestra calidad de vida.

Se trata de un tipo de tratamiento de naturaleza no invasiva que no produce efectos secundarios y tiene multitud de aplicaciones en medicina y fisioterapia, pero en este artículo nos centraremos en las lesiones del sistema musculo-esquelético.

 

Beneficios

Las ondas de choque mejoran el crecimiento óseo y aceleran el proceso de regeneración tisular de las estructuras tratadas provocando una neovascularización y mejoría del colágeno de los mismos. Dicho de otro modo, aceleran la recuperación de los tejidos dañados mejorando el aporte sanguíneo y la estructura del colágeno.

Las terapias con ondas de choque están indicadas para el tratamiento de patologías muy comunes que se producen tanto en pacientes que siguen un estilo de vida sedentario como en aquellos que practican deporte de manera habitual.

 

Patologías que podemos tratar mediante ondas de choque

  • Tendinosis del manguito de los rotadores
  • Epicondilosis lateral y medial (“codo de tenista” y “codo de golfista”)
  • Tendinosis rotuliana y cuadricipital
  • Fascitis plantar con o sin espolón calcáneo.
  • Tendinosis aquilea
  • Calcificaciones del tendón supraespinoso.

Así mismo son de aplicación en problemas de consolidación ósea, úlceras cutáneas, osteocondritis disecante, lesiones musculares etc.

En Ergodinámica Clínica apostamos por las Ondas de choque como alternativa a la cirugía en aquellos pacientes que, tras el tratamiento conservador continúan con molestias, siempre respetando las contraindicaciones de cualquier terapia.

 

Contraindicaciones

No aplicamos ondas de choque en pacientes con:

  • Marcapasos
  • Trastornos de la coagulación
  • En periodo de gestación
  • Inmadurez esquelética
  • Infecciones del tejido afectado
  • Neoplasias primarias o metastásicas
  • Polineuritis desmielinizantes.

En el caso de los niños, siempre actuamos con la máxima precaución evitando los núcleos de crecimiento.

 

La facilidad práctica que supone aplicar ondas de choque radiales combinando la técnica con diatermia profunda ha aumentado considerablemente la posibilidad de mejora en patologías tendinosas degenerativas y devolver al paciente a una actividad normalizada en un corto espacio de tiempo que no acostumbra a superar las 4 sesiones.

Como toda patología miotendinosa, éste tratamiento debe ir acompañado de un correcto trabajo de musculación guiado y dirigido para que de manera progresiva recuperemos la musculatura sin dañar tendones ya castigados por la propia lesión.